Inicio

El mundo de hoy está caracterizado por la exclusión, la concentración de la riqueza y oportunidades en pocas personas y empresas, una gran lucha por la no exclusión de aquellos que aún subsisten en el mercado y la ardua búsqueda de sobrevivencia de la mayoría de la humanidad - cerca de dos tercios de la población mundial - excluidos del desarrollo.

Colombia vive una situación de pobreza crítica que en cifras significa que el 68% de población, equivalente a 29.2 millones de personas se encuentran bajo la línea de pobreza y de estos el 23% están en la indigencia. El 20% está desempleado, el 33% subempleado, y el 70% de la población recibe ingresos inferiores a dos salarios mínimos legales vigentes , insuficientes para cubrir el costo de la canasta familiar.

El sector financiero colombiano está diseñado para responder a un país formal, sin embargo en la actualidad la economía informal es la mayor generadora de nuevos puestos de trabajo e ingresos. Por eso requiere de un sector financiero que se adecue a sus particularidades, que desde otra óptica de la economía, se flexibilice y esté a tono con la realidad de rebusque y que este dispuesto a arriesgar e invertir en nuevas iniciativas micro empresariales que puedan ser exitosas en el mercado.

El país requiere una banca social y ética, en la cual la estrategia financiera esté dirigida a promover el ahorro y la inversión productiva y que haga parte de otros tejidos sociales y organizacionales, en los cuales se fomente la organización, la calificación técnica y la construcción de una política pública en el campo económico, financiero y social.

Hay Otra Forma de Hacer UN Prestamo